Claudio Gago y su reinado

[…] En el reino wancaniano estaban unos hombres hablando con Marcos acerca de su madre y viendo que el emperador la mando al exilio, intento ordenar para que la llevaran con él, pero le dieron una respuesta no deseada, por lo tanto, pidió estar solo donde se empezó a odiar por no matar a Claudio usando sus planes, entonces tuvo que idear uno nuevo para acabar con él de una vez por todas, pero por el momento debía intentar mantener la calma y luego no arrepentirse por haber tomado malas decisiones.

En un momento estaba viendo en mandar un hombre como espía y así averiguar cuál era el punto débil del emperador, ya que con eso lograría en teoría su máxima ambición. Estaba pensando en ordenar a su mano derecha, Felipe, sabiendo que sabía manejar perfectamente la situación, aunque por el momento debía esperar y con ello lograría no levantar sospechas.

Fabián ya se había recuperado de la caída, donde se dirige hacia el adivino para preguntarle si en algún momento seria gobernante del reino detrompista, éste lo miro diciendo que lo seria, pero antes pasaría la niebla del mal en lo cual todo el imperio estaría necesitando un buen líder que los sacara adelante, haciéndole creer que sería él quien tome el mando del régimen, así fue cuando le lambio la mano yéndose hacia su caballo pensándose feliz pero un poco preocupado debido que le gustaría vivir en esos lados sin tener que pasar por malos momentos, entonces miraba al cielo preguntándose porque algunas pruebas solían ser muy difíciles de pasar, fue cuando por el camino se encontró con Ezequiel, la reacción no era como se esperaba, puesto que a éste no le gusta mucho tenerlo cerca suyo, pero cuando lo vio, lo primero en preguntarle fue si tenía un poco de agua que se encontraba sediento, mientras lo veía tomar el agua, Fabián recordó las palabras de su hermano Brandon, pensándose que no debía ser malo con él, debido que Ezequiel era un hombre bueno y solo necesitaba tiempo para confiar en su persona y no olvidando que por mucho tiempo fue el caballero imperial que, gracias a su persona el emperador pudo tener un historial bonito, en esos momentos le pregunto si quería acompañarlo hasta el reino, éste lo miro haciéndole entender que no le importaba ni lo más mínimo volver, aunque le pregunto cómo se encontraba Claudio, al instante le conto que su madre fue exiliada debido que intento traicionar al padre, Ezequiel quedo un poco asombrado contándole que hace unas semanas fue agredido por un hombre, pero, también le conto que hace unos días había estado hablando con Isabel y lo mal que le había tratado, Fabián se disculpo demostrándole que no era como su madre ni como su hermano Marcos, Ezequiel lo felicito por ser el nuevo caballero supremo esperando que éste estuviera usando bien el cargo, Fabián le toca el hombro dándole a entender que se sentía apenado por las malas acciones de su padre y si éste deseaba ayuda, lo ayudaría sin dudarlo, antes de despedirse Ezequiel intento saber cómo se encontraba  Brandon, cuando Fabián rápidamente (ya marchando) le dice porque no se iba a verlo, que él no estaba viviendo en el reino, Ezequiel sonrío levantando su mano para despedirse de una nueva amistad que acababa de comenzar.

Fabián se estaba yendo al palacio, mientras estuvo pensando que tal vez era torpe pensar en gobernar y no aprovechar que aun era joven para ello dedicándose a entrenar e intentar superarse en nuevas batallas, así como lo hacía su padre en sus inicios, entonces apenas llego al palacio, entro directamente para disculparse con su papá y decirle que después de todo, ya no tenía intereses en el mediterráneo, Claudio le toco el hombro haciéndole entender que con el tiempo iba a comprender mucho más el significado de gobernar, solamente debía estar preparado en caso de que abandonara este mundo, pero debía tener en cuenta que su herencia es compartida con Brandon y estaba haciendo lo posible para que todo marchara bien cuando ya no esté, Fabián le contesto que no debía pensar en ello, solo debía estar pensando donde ir atacar en el verano, aunque se sorprendió al escucharlo decir que no harían ningún viaje, sino encargarse a reforzar las defensas debido que Marcos intentaría hacer otro ataque en cualquier momento y debían estar preparados para cuando eso pasara, Fabián de inmediato agrego que se ocuparía de entrenar junto a la armada y enviando exploradores para tener cualquier noticia, pero mucho antes le pregunto cómo se dio cuenta que su madre lo estaba traicionando, éste lo miro inhalando el aire que al parecer no resulto difícil, debido que ella no sabe engañar con facilidad, Fabián le promete que nunca dejara que le hagan daño, esperando cumplir un papel muy importante como lo había hecho el Ezequiel, al decir su nombre, a Claudio se le vino una nostalgia que Fabián noto añadiendo que antes de volver se había encontrado con él, pero al parecer no estaba interesado en volver, aunque se encontraba un poco alarmado como si le hubiera pasado algo, (no le conto casi nada lo hablado) Claudio quedo un poco entristecido debido que por su culpa ahora estaba corriendo peligro y no podía hacer nada,  ya que había sido exiliado, Fabián mueve los ojos hacia los costados como haciéndole creer que esto último era cierto, (debido que Ezequiel ya había vuelto pero solo se encontró con Isabel) entonces le pregunta qué pasaría si éste regresara, Claudio muy preocupado le dice se veía obligado a arrestarlo y otorgarle un castillo, Fabián se retira diciéndole que debía partir para entrenar a las tropas, Claudio mueve su mano hacia su cabeza y bajándola lentamente hasta acercarse junto a su ventana para apreciar la vista de todo el reino, estaba poniéndose un poco pensativo debido que la nostalgia iba aumentando.

  Fabián estaba entrenando con las espadas y mientras tanto, esperaba hablando con su oponente sobre como intentar hacer que el emperador pudiera sentirse bien, ya que hacía ya varios meses en los cuales estaba muy deprimido y parecía que la única cosa que lo ponía contento era las batallas, entonces el escudero le sugirió hacerle una visita a alguien que fue muy especial en su vida, pero Fabián un poco impaciente le preguntaba quién podía ser, en unos instantes tras intentar hacerlo caer, le dice que él debía saber más que nadie, debido que era su hijo, entonces intenta de volverle el paso diciendo que quizás lo era, pero intentar levantarle el ánimo era imposible, en un rato el soldado le tira al suelo agregado que a lo mejor si contactaba con su ex esposa su ánimo se levantaría, Fabián se levanta cambiando de posición respondiéndole que era muy probable, pero no tenía la ubicación exacta de Carmen, aunque lo más probable era que estuviera cerca de donde se encontró con Ezequiel, luego de levantarlo e intentarlo derribarlo otra vez, vuelve a preguntarle si realmente convenía ir a buscarla, debido que ella puede estar pensando que era como su hermano Marcos, entonces éste hombre le sugirió intentar convencerla con algo pequeño, Fabián queda pensándose en lo hablando, mientras se retira para poder encontrar la manera de traerla de nuevo.

Claudio estaba comiendo su comida y observa a Fabián entrar, donde le ofrece sentarse a comer, pero éste estaba un poco impaciente y para no levantar sospechas de su plan, acepto. Comiendo en la mesa, Claudio le pregunta si se encontraba bien, entonces Fabián le responde que estaba todo en orden, haciéndole entender que debía relajarse que todo estaba bajo control, luego le pregunta qué haría si Carmen regresaba al menos una noche para visitarlo, Claudio en unos instantes levanta la cuchara para merla en su boca donde le hace un gesto y luego le dice que todo se debía como se presente la situación, debido que hace ya muchos meses en los cuales ya no se ven y era probable que ella estuviera ya casada con otro hombre más, Fabián le hace cambiar de opinión al escuchar esto último. Cuando terminaron de comer, Claudio intenta saber a qué se debían las preguntas y Fabián intenta no contarle nada, respondiéndole que quizás se haya tomado mucho vino hace unas horas diciéndole también que no debía darle importancia a sus preguntas, Claudio no muy convencido le dice que se irá a la cama, pero antes deseaba enseñarle unas cositas que tenía guardado en su despacho.

En el despacho, Fabián mira a todos lados hasta que su padre le pide ayuda para levantar una caja que se encontraba debajo de su escritorio, en esos momentos le dijo que dentro se encontraban las cartas que hace mucho tiempo él le enviaba y jamás fueron contestadas ni recibidas, le pidió que se llevara hacia su habitación y mirarlo cuando tuviera tiempo, Fabián quedo asombrado dándole las gracias haciéndole entender que el pasado era pasado explicándole que eso era algo que no se podía remediar, Claudio le toco el cuello deseándole suerte en las próximas batallas que vaya a tener, retirándose lo deja un poco plasmado con lo escuchado, parecía como si el viejo estuviera muriendo, aunque no lo parecía, debido que aún le quedaban muchos años por vivir.

Fabián estaba yéndose hacia su habitación con la caja, cuando llega lo primero en hacer, es dejarla junto a su cama para mirarla después, aunque antes de cerrar los ojos empieza a tener curiosidad de había dentro, al abrirlo, lo primero en tomar es una que hablaba sobre su amistad con Ezequiel, ahí explicaba que con él estaba todo el tiempo debido que con su presencia podía sentir que su persona estaba cerca, luego decía que quizás no habrá sido el mejor padre, pero siempre ha estado pendiente en sus cumpleaños, lamentándose la gran indiferencia que tenía con su madre, pero mientras ella lo dejara ver, se sentía el hombre más feliz del mundo, después dentro había una foto suya de cuando era un niño en un caballo y por detrás estaba él sujetándole para que pudiera tener la espada en su mano, en esos momentos sentía pena y le empezaron a salir unas lagrimas, puesto que nunca pensó que su padre lo necesito toda su vida, entonces comprendió que no le quería dar el mediterráneo por ser egoísta, sino porque tenía miedo de perderlo.

Al día siguiente, Claudio estuvo dirigiéndose hacia la playa viendo a su hijo entrenando con las tropas, en esos momentos se le venía toda la felicidad que un padre podía tener, decidió acercarse para preguntarle cómo le estaba yendo con el entrenamiento, pero justo antes observa que había derribado a su oponente donde se acerca rápidamente para felicitarlo diciéndole que ese era el hijo que deseaba ver, Fabián quedo contento donde vio que su padre se acerco poniéndose un escudo y una espada e intento derribarlo, pero pudo escapar, al instante se ponen a practicar juntos cuando en unas de esas Fabián cae y Claudio le dice que debía seguir practicando esa posición riéndose debido que antes se había librado haciendo que su oponente se cayera, entonces le dice si había hecho trampa, Fabián se ríe como haciéndole creer que solo fue pura suerte, debido que llevaba tiempo intentándolo, apresuradamente le vuelve a decir que debía seguir intentadlo que no lo hacía tan mal, retirándose le hace un gesto con el ojo a su oponente donde éste se ríe y Fabián lo nota que riéndose también le contesto que entre aliados no había burlas, Claudio levanta su mano como diciéndole que entre padre e hijos lo hay.

Finalmente se dirige a la playa, donde vuelve a pensar en Carmen y en sus deseos de estar a su lado, pero también entendía que a veces uno debía dejar de un lado lo perdido concentrándose en buscar algo mejor, entonces se pone arrojar piedras al agua y de repente se lárgala lluvia gritándose que por el mismo había provocado la llovizna, corriendo hacia el palacio nota a Fabián en la ventana riéndose por su actitud de niño (es que nunca lo había visto de esa manera) y Claudio lo apunta diciendo que entraría solo para hacerle cosquillas y éste le contesto que debía hacer el intento empezado acorrer por todo el palacio hasta que la hora de la cena los detiene, Claudio le había dijo a su hijo que hacía mucho tiempo en los cuales no se largaba una tormenta como esa, Fabián quedo un poco asombrado diciéndole que le encanto verlo feliz, debido que hacía tiempo en los cuales no sonreía e inclusive los aldeanos ya hablaban de ello, Claudio que plasmado, pero contestándole que algún día debía tomar conciencia que era mejor no aferrarse al pasado para intentar hacer un presente que en el futuro uno pueda estar orgulloso, Fabián pidió hacer un brindis entre los dos (estaban solos en la mesa) donde Claudio sonríe diciendo que el vacio ya estaba completándose gracias a la comida que se ordeno preparar.

Después del la cena, Fabián le dice que quizás debían invitar al Brandon junto a su familia para así pasar unos buenos momentos juntos, como por ejemplo, salir a pescar que hace tiempo no iba y le encantaría ir con él, Claudio quedo contento contestándole que también le gustaba pescar, haciéndole entender que estaría encantado pero con la condición de que el primer pez se lo comiera solo, Fabián se ríe diciéndole que tal vez si no lo pescan primero se lo comería, al instante ambos se ríen yéndose a dormir.

Hasta el momento todo marchaba con autoconfianza, pero cabe destacar que fuera de las murallas se encontraba Marcos intentando planear un plan para así acabar con su reinado lo más pronto posible tras el exilio de su propia madre, aunque también estuvo pensando en esperarla e intentar conquistar juntos, ya que cuando ésta regresara, no dejara que retornara con el emperador, sino que se alojara por mientras en su palacio, había ordenando a sus hombres para que buscaran rastros de ella o notifiquen apenas aparezca, para así traerla con su persona donde juntos van a acudir a la misión.

En las murallas del reino Gago, todo estaba resplandeciente, últimamente los aldeanos hablaban sobre que la vida del emperador todo cambio después de que la emperatriz Isabel fue exiliada, debido que en su presencia no solía entrar seguido al palacio y tardaba mucho en retornar a dormir, también se hablaba de un posible regreso de Carmen, aunque no estaban seguros de que era cierto, ya que no había rastros de ella ni si quiera se sabía si pudo tolerar los engaños de Claudio, por lo que era muy poco  probable que realmente regresara al reino, solo era cuestión de estar pendiente de quien entraba y salía de las murallas, también se hablaba de Fabián como un nuevo salvador que desde su llegada, ha cambiado muchas cosas y sobre todo, había logrado tranquilizar las cosas en el mediterráneo que era algo que su padre no podía hacer, solo era cuestión de tiempo para saber si finalmente sería nombrado como sub gobernante en esas tierras.

Se puede decir que también se hablaba y se echaba de menos a Ezequiel, debido que fue por muchos años la mano derecha del emperador, se pensaba que acostumbraba a estar escondido para prevenir ser visto, debido a la orden del mismo que no lo dejaba entrar por razones obvias, aunque se sospechaba mucho más, cuando Mangro vivía en el reino, por las carretas con un manto rojo que tapaba la parte de atrás, pero no estaba tan confirmado si realmente fue cómplice  de esto, ya que nunca fue comprobado hasta el momento, estas sospechas se hacían notar, porque Ezequiel solía estar muy cerca de las murallas, aunque también se podría dar la ocasión, debido a la visitas constante que le frecuentaba ir al vidente, para saber el día exacto en que regresara nuevamente al reino Gago.

En últimos días de podía notar como el emperador se encontraba con un cambio absoluto de sus emociones, pero se debe tener en cuenta que aún se sentía un poco mal, aunque intentaba no demostrarlo pasando constantemente con su hijo divirtiéndose ya sea pescando o bebiendo vino, esto fue denominado la cura para los aldeanos, debido que su rey volvía hacer el mismo que hace tantos años aunque algunos decían que Claudio no tardaría en conseguir una mujer para que lo acompañara en su gobierno, Fabián por lo contrario, tenía en mente contactar con Carmen tratando de demostrarle que era muy diferente a su hermano y a la madre, pero esto llevaría un largo tiempo hasta que ésta pudiera conocer sus verdaderas intenciones, así que por el momento se encontraba cerca de su padre, para intentar hacerle olvidar todos los problemas que tenía encima.

Claudio estuvo caminando por rio viendo unas palomas donde se le ocurrió alimentarlas diciéndose así mismo que tiempos mejores vendrán y tan solo se debe aceptar el destino que cada uno tiene, de esa manera se pueden sobrellevar las situaciones maliciosas y nada es para mal, sino para hacer un futuro mucho mejor que un pasado en el cual uno no quiera recordar por razones obvias.

Fabián empezó el entrenamiento y hablando con su oponente diciéndole lo mucho que le gustaba estar cerca su padre, pero tenía miedo de defraudarlo sabiendo cómo era la personalidad, aunque no perdía  esperanzas de que en algún momento se daría la oportunidad para demostrar su valentía.

 Por el momento todo estaba marchando bien, pero fuera de las murallas se encontraba Marcos intentando contactar con su madre y traerla de nuevo, aunque no se puede decir que solamente estaba ese wancaniano, sino un viejo amigo del emperador, mejor conocido como los Gritthongües, que hace mucho tiempo habían hecho un tratado comercial en los cuales todo estaba marchando con confianza, fue cuando su rey, Rattlo, envió mensajeros para avisarle de su llegada, debido que estaba visitando esos lados de los Gaguinos deseando invitarlo para así buscar algunas tierras en los cuales permitieran asentarse, pero éste no tenía en cuenta que el emperador por el momento no se encontraba con mucho entusiasmo de luchar, entonces lo primero en hacer fue mandarles ofertas de nuevos tratados comerciales ante nuevos territorios que estaban al este de los Gaguinos, (puesto que ya había estado en esos lados).

Claudio estaba caminando yendo hacia el palacio, hasta que unos hombres le contaron de la visita del rey Rattlo y quizás vendría con ofertas para acompañarlo hacia nuevas aventuras, éste quedo un poco paralizado, ya que no estaba intencionado volver a las batallas por un largo tiempo, pero tal vez intentar convencer de llevarlo a Fabián que se encontraba muy motivado para conquistar nuevos territorios, se pensaba que Rattlo estaría de acuerdo, pero también estaba un poco preocupado, sabiendo que éste a lo mejor preguntar por el caballero imperial, entonces lo primero en ordenar fue llamar a Fabián  y ofrecerle acompañarlo e intentara de esa forma, ganarse su confianza para tal vez en algún futuro ser el gobernador del mediterráneo. Fabián cuando escucho la oferta, se acerco rápidamente hacia donde estaba su padre para darle las gracias por dejarle dirigir las tropas en su nombre y haciéndole entender que nunca dejaría manchar su historial, Claudio le toco el hombro comprendiendo que éste hijo era muy fiel a su persona y quizás, tenía la misma habilidad que Ezequiel.

 Los Gritthongües estaban cerca de las murallas y su rey observo la arquitectura quedándose muy asombrado por cómo estaban diseñados, al entrar, observaron a los aldeanos haciendo su labor felizmente lo que le hizo notar cómo era Claudio siendo emperador y porque los poetas lo nombraban como el gran monarca de todos los tiempos, en esos momentos observo a su hijo Marcles, diciéndole que algún día debería concentrarse en hacer algo similar con su reino, éste riéndose le hace entender que hará grandes maniobras para quedar a su nivel, Rattlo sonrió entendiendo como su hijo estaba mejor preparado.

Cuando entraron al palacio, Claudio los recibió alegremente, invitándolos a la comida, Marcles se acerco a Fabián preguntándole por el caballero imperial, donde éste lo mira diciéndole que se encontraba  justo delante, esto lo hace mirar alrededor suyo por lo que muy intrigado le vuelve a decir si no se había vuelto loco, entonces muy sonriente le contesto presentándose como el nuevo caballero supremo, Marcles quedo un poco confundido, así que acercándose hacia la mesa para tomar unas copas de vino le da a entender que le daba gusto a verlo conocido.

Durante comida, Claudio hizo un brindis dando la bienvenida al rey Rattlo y dándole las gracias por hacerle una visita inesperada, éste quedo motivado y levantando su copa le va dándole las gracias, entonces nombra a Marcles diciendo que quizás vaya acompañarlo en las nuevas batallas que surgirían desde ese momento con una propuesta que estaba por ofrecerle al emperador, Claudio un poco intrigado levanta su copa diciéndole salud, pero al instante Fabián levanta su copa intentando saber cuáles eran sus planes, en lo que su padre sugirió terminar la comida y luego tendrían tiempo para conversar, Rattlo quedo un poco sorprendido con Fabián, debido a su ambición por querer mucho más de lo que ya tenía, Claudio noto un gesto entre el rey y su hijo y por un momento quedo un poco pensativo como pensándose que tal vez las cosas podrían salirse de las manos pero debía intentar ver las verdaderas del invitado.

Por el momento todo parecía estar en orden, Marcles estaba mirando a su alrededor, descuidando al emperador que le solía estar observando sin darse cuenta, aunque cuando lo haya notado, éste levantaba su copa de vino para tomar un trago, su padre le sugirió que lo acompañara, para hablar con Fabián diciéndole sus ganas por querer acompañarlo, debido que después de todo, era el hijo del emperador ya porque serviría para intentar convencer al mismo ante cualquier cambio de planes que podría surgir en algún momento, Marcles noto a su padre un poco distinto desde que salieron de su reino, pero entendía su necesidad de ir con Claudio hacia el sur e intentar hacer un asentamiento para  tomar las tierras ya que los enemigos de la zona eran mucho más potentes y solamente con un puñado de ejército no harían mucho, solo era cuestión de convencer para lograr conquistar, aunque tenían en cuenta que el emperador querría quedarse en partes iguales.

Después de comer, Claudio invita al rey Rattlo para salir a dar un paseo por las costas del rio e intentar escuchar hacia que parte del sur tenía pensado viajar, éste muy contento le hace entender que sus viajes consistían en intentar conquistar las islas japonesas, aunque debían ser cautelosos al momento de hacer tácticas de ataque, debido a su buen uso de armas, esto último hizo comprenderlo que quizás valía la pena ir hacia esa nueva aventura para así conocer nuevos instrumentos de combate, en unos instantes le pregunto cuando estaba pensando partir, Rattlo muy contento le dice que partiría en la mañana y deseaba saber si lo acompañaría, o si le permitiría viajar con su hijo, Claudio un poco asombrado le da a entender que viajara sin dudarlo, con la condición de navegar por las costas evitando así cualquier tormenta marítima que podría causar la perdida de los hombres, debido que no se conocía muy bien esas zonas y era probable de que ocurriera una tragedia al intentar navegar mar adentro, Rattlo empezó a notarlo un poco preocupado donde empezó a calmarlo e intentando decirle que no pasaría nada.

En el palacio estaba Fabián hablando con Marcles, viéndolo un poco asombrado con las fortificaciones, preguntándole si su reino era algo similar, éste rápidamente le contesta diciéndole lo contrario, aunque le dice que en algún momento intentara hacer una arquitectura parecida cuando se convierta en rey claro, debido que su padre no era tan amante de lo nuevo y en la monarquía le hace falta mejorar muchas torres, Fabián le toca el hombro dándole el consejo de no apresurarse contradiciendo las palabras de su padre, debía tener un poco de paciencia ya que seguramente tenía muchos proyectos en mente sin saber por dónde comenzar, Marcles sonríe haciéndole entender que deseaba una copa de vino y ambos marcharon observando a sus padres caminando en la playa, Marcles en esos momentos empezó a sentirse un poco distinto viendo como su papá conversaba con el emperador intentando convencerlo para que lo acompañara hacia el sur, quizás era la única persona que admiraba y apreciaba, pero también tenía ciertos remordimiento por el simple hecho de que anteriormente estos los habían amenazado recomendándoles negociar para beneficiar ambos reinos, Marcles intentaba no demostrar sus intenciones, no quería que su padre fuera visto como un traidor. […]

Capítulo 16 de Claudio Gago y su reinado – Autor: Fernando Ezequiel Sanchez.